Despedida de temporada del Oviedo Baloncesto Unión Financiera

Oviedo Baloncesto

Oviedo descubrió al Oviedo Baloncesto

31 may. 2017

Jose L. Rodríguez-Mera R. @joselurr

Cuesta sonreír tras una derrota. Es complicado hinchar el pecho cuando han puesto punto y final a tu temporada. Pero sin embargo, todo esto y más puede hacer el Unión Financiera Oviedo Baloncesto tras una temporada histórica..

Heredero en cierta forma del mítico Tradehi Oviedo de los años 80 y fundado en el año 2004, lograba salir de la EBA hacia la renovada LEB Plata en el año 2010. Allí, se conquistaba el título en el tercer año y se lograba el ascenso a la LEB Oro, segunda división del baloncesto nacional. Allí, la primera tempora (2013-14) se cerraba con un extraordinario 5º puesto, superando una ronda de playoff y cayendo en la segunda ante Quesos Cerrato Palencia; 11º la segunda, 5º en la tercera (eliminado en playoff por Peñas Huesca) y 4º puesto en esta 2016/17 y el primer título de la historia del club: la Copa Princesa..

Pero por encima de todos estos éxitos, hay dos aspectos a destacar: la seriedad del club y el "descubrimiento" del baloncesto en una ciudad como Oviedo..

Pumarín y la diversión cada 15 días

No quedan muy lejos los tiempos en los que apenas 200 personas se acercaban al polideportivo de Pumarín a ver al Oviedo Baloncesto en los tiempos de EBA o LEB Plata. Esos partidos en los que se escuchan las zapatillas resbalando sobre el parquet, a los jugadores solicitando ayuda en el bloqueo o los gritos al recibir una falta. En unos tiempos en que la ciudad de Oviedo se volcaba en sacar del lodazal en el que se había metido el gran club de la ciudad, el Real Oviedo, el OCB quedaba reducido a los pocos locos de este deporte que había en la ciudad y que tenían en Pumarín la única opción de ver baloncesto en directo..

Con los éxitos del club, la asistencia de público fue creciendo y, a imagen y semejanza del conocido "efecto Baskonia", un concepto empezó a cuajar entre el aficionado "el fortín de Pumarín". Un pabellón pequeño, donde se siente literalmente el aliento de la afición y, seamos sinceros, a todas luces insuficiente para la segunda categoría del baloncesto español. Pero en esta "caja de cerillas" empezó a crearse algo especial, una comunicación equipo/afición que, sin duda, ha sido piedra angular en el crecimiento del club a lo largo de estos años. Empezaron a llegar las remontadas, las victorias imposibles y, principalmente, la diversión. El boca-oreja hizo el resto: por la ciudad empezó a correr el rumor de que cada 15 días, en el viejo pabellón de Pumarín, se formaba un ambiente espectacular, la gente reía, gritaba y disfrutaba como enanos del equipo y el baloncesto. Gente de todas las edades, con especial protagonismo de los jóvenes, empezó a llenar el pabellón día sí y día también, la cifra de abonados crecía cada año y ya en esta mágica temporada, se tocó techo: las apenas 1.500 plazas del pabellón ovetense se agotaban prácticamente sin salir a taquilla por el número de abonados, colas esperando conseguir alguno de los deseados tickets, ambiente en los bares de alrededor e, incluso, como se pudo comprobar en el partido en Palencia, grupos de aficionados que se meten horas de autobús para acompañar al equipo allá donde juegue. Más allá de títulos, el principal logro ha sido ver las caras de la gente al acabar los partidos, y no solo en la victoria, cuando es más fácil, sino también en las derrotas: caras de satisfacción, de orgullo y de haber disfrutado durante casi dos horas. Eso es algo impagable y que hay que agradecer a directiva, empleados, cuerpo técnico y, claro es´ta, jugadores. Gracias por hacernos soñar. Gracias por hacernos disfrutar. Gracias por poner el baloncesto en el sitio que se merece en Oviedo..

Prueba del "boom" del baloncesto en Oviedo, el dato sobre las interacciones en redes sociales en el pasado mes de abril, con el OCB posicionándose incluso por delante de equipos ACB..

.

.

Un proyecto, una idea, una forma de hacer las cosas llamada Oviedo Baloncesto

Siempre conscientes de la realidad, siempre con los pies en el suelo, la gestión en estos años del Oviedo Baloncesto debería servir como ejemplo en cualquier escuela de gestión deportiva. Cada paso ha sido calculado y meditado y, aunque la tentación a veces es grande, nunca se ha intentado ir más allá de donde se podía. Así, paso a paso, cada año ha sido un crecimiento constante, siempre desde la modestia y las cosas bien hechas. Con Fernando Villabella al frente y ese "Monchi" del baloncesto que es, sin ninguna duda, Héctor Galán, quien año tras año se ha sacado de la mano fichajes que han tenido en el OCB su trampolín a cotas mayores. Los O'Leary, Will Hanley, Ferrán Bassas, Fran Cárdenas, etc. a los que a buen seguro acompañarán más jugadores este año..

Poque un verano más, tocará reinventarse. Será muy difícil, por no decir imposible retener a jugadores como Felipe Dos Anjos o Dani Pérez (se merece la oportunidad en ACB), los cedidos Miquel Salvó o Johan Lofberg, Barro, etc. Todos ellos han crecido junto al club esta temporada y es lógico que busquen dar un paso adelante en su carrera. Aunque para siempre ya sean "OCB"..

Polideportivo Pumarin

Queda en el aire el tema del nuevo pabellón, una apuesta que debe acometer ya el Ayuntamiento de Oviedo. La desastrosa gestión del anterior Equipo de Gobierno llevó a la construcción de dos nuevos pabellones en la ciudad, y ninguno apto para competiciones de alto nivel. La nula visión de futuro obliga ahora a plantearse una nueva construcción o, prácticamente, demoler y empezar de cero en el viejo Palacio de los Deportes. El paso adelante del Oviedo Baloncesto (y su impagable labor de formación, con grandes resultados en sus equipos de cantera, aspecto tan importante si no más que los ya tratados) y la afición al baloncesto en Oviedo requieren también de ese paso adelante del Ayuntamiento, aún sin ACB por medio, pues es evidente las carencias del entrañable Pumarín. Sin obras fraónicas, sin aforos desproporcionados, pero el Unión Financiera Oviedo Baloncesto se merece un nuevo hogar acorde a lo logrado estos años. Señor Wenceslao López Martínez (al que hemos visto algún que otro día en Pumarín), es su turno..

¡Volvemos el año que viene con más baloncesto y más OCB!.

ps: no podemos despedir la temporada sin agradecer a Cristina Romero, encargada de prensa del club, su trato exquisito durante todo el año. ¡Mil gracias!.

Fotos: Oviedo Baloncesto.

Oviedo Baloncesto


blog comments powered by Disqus