Drew Maynard, el nuevo ídolo del OCB

Oviedo Baloncesto

Oviedo Baloncesto: BELIEVE

24 ene. 2018

Jose L. Rodríguez-Mera R. @joselurr

Fotos: Hugo Álvarez/OCB.

Con un corto descanso de apenas 48 horas, con Oliver Arteaga entre algodones, la baja de Fran Cárdenas y un inicio ante Leyma Coruña errático, con fallos en defensa y un 2 de 15 en tiros de campo, la tarde/noche en Pumarín pintaba a cierre de telón y asumir una derrota contundente ante el equipo de Gustavo Aranzana (muy enfadado en rueda de prensa con el arbitraje)..

Pero este OCB tiene "algo" y eso quedó claro en el partido de ayer, posiblemente, la victoria más meritoria de lo que llevamos de temporada. No por el juego desplegado, no por la importancia del triunfo, sino por la fortaleza mental mostrada por el equipo y la implicación total de todos los jugadores con el proyecto, con el equipo..

Del compromiso de Arteaga a los bailes de Belemene pasando por la entrega de Alonso Meana

Cometía Barro la 3ª personal en apenas 5 minutos de partido y se presentaba un problema para el equipo local, pues Arteaga había sido baja en la anterior jornada y su presencia era cuestionada hasta la rueda de calentamiento. El pívot tinerfeño apareció en pista y empezó a marcar diferencias. Apuntaló la defensa y superó una y otra vez en el poste a Olmos, Sonseca (ovacionado en su vuelta a Oviedo) o Flis. Hasta 7 faltas sacó el pívot ante la desesperación de sus defensores. Pero más allá de los números, destacó una vez más su lenguaje no verbal: sus gestos a la grada, con los compañeros e incluso en el baile final de todo el equipo en media pista muestran a un jugador feliz, implicado al 100% con el proyecto y que está dispuesto a todo por el equipo, un equipo que además le entiende y le busca. En ese baile veíamos desmelenado a Romaric Belemene y no era precisamente celebrando su gran partido: errático en el tiro y despistado en la defensa, donde se dejó robar un par de rebotes que provocaron un monumental enfado en Carles Marco, olvidó estos errores para celebrar como el que más el triunfo del equipo. Cero egoísmo. Y allí, en esa piña, casi escondido entre cuerpos mucho más grandes que el suyo estaba Alonso Meana, "la cantera del OCB", como siempre repite Rubén, el speaker de Pumarín. Un Alonso Meana que mordió como siempre, "ratoneando" balones una y otra vez, pero que esta vez además mordió en ataque: espoleado por su pique con Monaghan, sacó prácticamente consecutivamente dos canasta y adicional al base norteamericano, desquiciado por el novato y, y luego hablaremos de él, Maynard. Cierto es que renunció a algún tiro claro, de esos que hay que tirar sí o sí, pero ayer se ganó segundo a segundo sus 9 minutos en pista, mostrando una progresión partido a partido..

Arteaga, decisivo para el OCB

Drew "Caballo Loco" Maynard

Cuando Meana anotaba un 2+1 ante Monaghan y el chaval se encaraba con el americano, rindiéndole cuentas por alguna acción anterior, apareció por allí Drew Maynard, quien no dudó en añadir comentarios y sonreír. En la siguiente acción, de nuevo con Meana y Monaghan en acción, Maynard echó una palada de leña al fuego, riéndose y amedrentando al base de Coruña, quien no hizo más que dar unos pasos atrás y agachar la cabeza. Juego, set y partido. Y es que así es Drew Maynard, todo caracter, todo anarquía. Seguidle en un partido (ey Vinx, os lo aconsejo) es asistir a un carrusel de emociones y gestos. Ayer tuvimos ración extra, pues acertado en el juego, estuvo 31 minutos sobre la pista. Le vimos interceder por Meana en el conflicto con Monaghan, le vimos protestar, hablar continuamente con compañeros y rivales, reír mientras corre la pista, pedir perdón a Carles Marco tras lanzarse un "melón" de 9 metros en pleno éxtasis (para los más "viejunos": es lo más parecido al Baile de San Vito de El Último Guerrero que he visto..vosotros me entendeis) y, claro está, hacer su ya tradicional gesto de brazos al cielo agitando los dedos, imitado por la grada de Pumarín, cuando realiza una acción positiva. Y ayer fueron varias: siempre intenso, su anárquico juego proporcionó varias canastas muy importantes al equipo, empujando con su intensidad a sus compañeros. Ese juego anárquico dificulta su defensa, pues es impredecible saber por dónde va a salir: puede tirar como buscar el poste, penetrar por los dos lados...una moneda al aire que ayer salió cara. Se está ganado a Pumarín y es que es imposible no ser fan de "Caballo Loco" Maynard..

La madurez de Fabio Santana

Hay que hablar de Fabio Santana. Obligado por la lesión de Cárdenas a liderar a su equipo, a ser referencia y estar más de 30 minutos por partido en pista, esta situación nos ha revelado al mejor Santana desde su llegada a Oviedo. Ayer, 9 puntos, 5 rebotes, 4 asistencias, un gran trabajo defensivo y un aplomo que no le conocíamos hasta este último mes y medio. Maduro, dirigiendo siempre con inteligencia y encontrando soluciones en cada momento, atacando el aro con decisión cuando es necesario. Ayer, supo ver que los 5's de Coruña, grandes y lentos, podrían tener problemas en la defensa del 2x2 y allí fue a hacer daño, encontrando siempre ventajas tanto en el mismo 2x2 como en la continuación del movimiento..

Esto no quita de la necesidad de un refuerzo, por muy bien que lo esté haciendo Meana, para evitar que llegue al final de temporada agotado, pero la temporada de Fabio va camino de la matrícula de honor. Otro base haciendo el doctorado en Pumarín de la mano de Carles Marco...

Yo creo, el OCB cree

La conclusión del partido de ayer es que el equipo cree, la afición cree y yo no puedo dejar de creer. La solvencia con la que se sacó el partido adelante, con todo en contra tras 10 minutos, es de equipo grande, con mucho aplomo y confianza en sus posibilidades. Y esa es la principal base para crecer en el juego y para la esperanza. Con el 1er puesto de Breogán casi inalcanzable, la igualdad entre el resto de los equipos pinta unos playoff muy abiertos en la lucha por el otro puesto de ascenso ACB. Y el partido ante Leyma Coruña ha demostrado que este OCB tiene "algo" y puede aspirar a todo. Yo creo, ¿tu crees?.

Oviedo Baloncesto, LEBOro


blog comments powered by Disqus