Partido 1 de los playoff Euroliga

Euroliga

Playoff Euroliga: G1 Tiempo de estrellas

20 abr 2017

Jose L. Rodríguez-Mera R.@joselurr

No dejó muchas sorpresas el Game 1 de los playoff de la Euroliga; tres victorias locales y el asalto al OAKA del Fenerbahce, quien encarrila muy mucho su pase a "su" Final Four. Como dijimos en nuestra previa, si los de Obradovic ganaban uno de los dos primeros partidos, no creíamos que dejasen volver la eliminatoria a Atenas. Parte del trabajo ya está hecho. Pero si hay un denominador común en todos los partidos es que, a estas alturas de la competición, las estrellas de cada equipo piden protagonismo y se encargan de resolver las situaciones comprometidas..

CSKA - Baskonia (1-0)

Se dirigía el partido a ser una tarde plácida para el CSKA, muy cómodo sobre la pista y anotando con excesiva facilidad. Sito, en busca de soluciones, introdujo a Rafa Luz y Shengeila y, a partir de ahí, todo cambió. Baskonia ganó en intensidad y el jugador georgiano (¿uno de los más infravalorados de la Euroliga?) empezó a danzar en la zona, castigando una y otra vez a la defensa de CSKA. Entró así el partido en una dinámica de mucha anotación, con los ataques siendo superiores a las defensas. CSKA dominando el marcador, pero con Baskonia siempre al acecho, esperando un poco de tembleque en las muñecas rusas al verse igualados en el final de partido y la amenaza real de un 0-1. En esas, apareció Shane Larkin: triple, asistencia, otro triple y otro triple más que ponía a Baskonia a un punto (76-75). Y todavía le quedaba pólvora en el revolver, anotando otro triple y asistiendo a Tillie para empatar el partido a 80. El mismo Larkin, echándose al equipo a sus espaldas, empataba a 84 y con un tiro libre adelantaba a los suyos con 3 minutos por jugar. Baskonia estaba donde quería.Todavía aguantó Baskonia hasta un 88-90 pero entonces ocurrió. La pareja Milos&Nando, Teodosic y De Colo, dos de los jugadores más talentosos del basket europeo dijeron hasta aquí. Fuera de sistemas, en acciones de pura calidad, anotaron 5 puntos consecutivos que cayeron como un mazazo para Baskonia, que no se movería en los últimos dos minutos del 90 que marcaba su casillero cuando los dos genios entraron en acción..

.

.

Panathinaikos - Fenerbahce (0-1)

Con un 120% del aforo del OAKA ocupado (sí, 120, con la Euroliga multando a los griegos por el exceso), se veían los aficionados griegos con el 1-0 al descanso (42-28). 20 minutos en los que los de Xavi Pascual dieron una lección de defensa, provocando continuos errores a los jugadores de Fenerbahce. Pero tras el descanso, todo cambió: por un lado, Fenerbahce cerró a cal y canto su aro, dejando a PAO eun unos ridículos 16 puntos en 20 minutos de juego. Pero principalmente, apareció Bogdan Bogdanovic. Llevamos toda la Euroliga hablando de la influencia del jugador serbio en Fenerbahce; sin él, se convierten en un equipo ramplón, con muchos problemas a la hora de generar puntos y un ataque fluido. Con él, todo esto se soluciona de un plumazo: aporta puntos desde el exterior, amenaza en las penetraciones, crea espacios para sus compañeros. 23 puntos, 5 rebotes y 4 asistencias en el OAKA ni están al alcance de cualquiera, pero al serbio se le vio con una total determinación para "robar" el factor cancha y acercarse a un sueño: ganar la Final Four en Estambul. Quizás sea su última oportunidad antes de probar al otro lado del Atlántico..

.

.

Olympiacos - Efes (1-0)

Quizás el partido en que menos necesario fue que la gran estrella, Vassilis Spanoulis, tuviese que aparecer para decidir. Y es que Olympiacos fue infinitamente superior a Efes, sacando a los turcos de la pista desde el minuto 1 a base de sus armas de siempre: intensidad, defensa, dominio abrumador de las zonas y una actuación colectiva muy convinvente, con cinco jugadores anotando más de 10 puntos. Una roca que parece demasiado para un equipo como Efes, siempre con tendencia a la irregularidad, desaparecer en fases del partido y en manos de do "bombas de relojería" como son Heurtel y Granger. No vemos a los turcos ganando en esa auténtica ratonera llamada Palacio de la Paz y la Amistad, aunque sí pueden alargar la serie en Estambul. Ah, medallita para nosotros. Honeycutt es debió enterar de nuestro voto para el All Euroleague Team y fue el jugador más destacado de Efes con 17 puntos y 10 rebotes. ¡Thanks, Tyler!.

.

.

Real Madrid - Darussafaka (1-0)

Y llegó David Blatt. Uno de los últimos "ogros" blancos tras aquella infausta noche en Milán, plantó a su equipo en el Palacio y, durante muchos minutos, tuvo al Real Madrid a su merced. Dominando el ritmo del partido, bajando el número de posesiones, planteando defensas alternativas y obligando al equipo blanco a jugar en media pista prácticamente todos los ataques. Con 36-37 en le descanso, estaba claro que Blatt había ganado la primera partida. Pero si ahora mismo hay un jugador en Europa por encima de pizarras, trampas defensivas y grilletes, ese es Sergio Llull. Primero, con dos triples antes del descanso, poniendo al Madrid tan solo uno abajo cuando la sensación generalizada es que Darussafaka había sido muy superior. Después, anotando tras cada arreón del equipo turco, evitando que el nerviosismo se impusiese en el Palacio de los Deportes y dando la sensación de aplicar aquel famoso artículo 34 que Don Andrés Montes se inventópara Shaquille O'Neal: "hago lo que quiero, cuando quiero y como quiero"..

Junto a Llull, siempre Llull, volvió a contar el Madrid con la fundamental aportación de su "segunda unidad". Así, en momentos puntuales apareció Carroll desatascando el ataque y, por primera vez en la temporada, Dontaye Draper, quien recordó al de su primera etapa metiendo un punto más de intensidad a la defensa blanca. 1-0 en una eliminatoria que, si bien parece encaminada al resultado esperado (3-0, 3-1), no va a ser ni mucho menos tan fácil como algunos lo pintaban. Ah, por cierto, creo que Nacho Rodríguez no se perdió ni una de las acciones de Wanamaker...

.

.

Euroliga


blog comments powered by Disqus