Terpstra remata la exhibición de Quick Step en E3 Harelbeke 2018

Ciclismo

¡Qué difícil es ganar!

25 mar. 2018

Jose L. Rodríguez-Mera R. @joselurr

Mientras Twitter bullía en comentarios sobre la táctica de Quick Step en la E3 Harelbeke, yo no podía más que pensar en el Greg van Avermaet del 2017. El belga, en el grupo perseguidor, no sabía muy bien si atacar, mandar a sus compañeros de BMC tirar y todo esto, con la sombra de Gilbert, siempre pegado a su rueda. Una complicada gestión para ganar una clásica, una carrera que es aquí y ahora, en la que el más mínimo error, un momento de duda, te puede dejar sin triunfo..

Así, pensaba en los triunfos en Omloop, Harelbeke, Gante-Wevelgem, Roubaix...siendo algo tan complicado, ganar en el plazo de apenas un mes 4 clásicas parece, viendo carreras como la última Harelbeke, una heroicidad..

Porque si algo tuvo la E3 Harelbeke 2018 fue táctica y más táctica, protagonizada por el tirano del ciclismo actual, el Quick Step. A 70 kilómetros de meta, en el Taaienberg, el tramo amado por Boonen, venía el primer movimiento: Terpstra y Lampaert saltaban juntos y abrían hueco sobre el grupo de favoritos, con el objetivo principal de poner a trabajar al resto de los equipos. Sagan intentó cerrar el hueco, con Gilbert de freno, y a punto estuvo de hacerlo, pero esos 10 segundos son huecos mucho más grande de lo que puede parecer. Con Gilbert siempre de lastre, Terpstra y Lampaert hicieron camino, mientras por detrás uno por uno los intentos de persecución fracasaban. .

La carrera parecía totalmente en manos de Quick Step: dos corredores por delante y Gilbert, a rueda de los perseguidores Benoot y van Avermaet, listo para la estocada final en caso de ser necesario. Y entonces, llegó el momento de la carrera. Cuando el grupo de atrás se amplió por la llegada de más "gallos", un Gilbert desencadenado lanzó su ataque. Sin nadie a rueda, parecía que tendríamos a los 3 Quick Step en cabeza, emulando aquella (sospechosa) exhibición del Mapei en la Roubaix de 1996. .

.

.

Gilbert se puso a escasos 10 segundos de sus compañeros, toda parecía indicar que uno de ellos, quizás Terpstra, más fuerte, esperaría para con un simple acelerón lograr la unión y hacer los 25 kilómetros finales a relevos...pero Terpstra no aflojó y Gilbert se quedó en tierra de nadie. Para rizar más el rizo, Terpstra no esperaba más a un Lampaert ya agotado y se lanzaba en solitario a por la victoria. Quick Step pasaba de tener a 3 hombres en cabeza y exhibirse a quedarse con tan solo uno y perseguido por un grupo lleno de "cazavictorias". .

En la persecución, y he aquí de nuevo lo complicado de gestionar estas carreras, nadie parecía querer arriesgarse demasiado. Incluso BMC, con tres corredores en el grupo, no ponía a nadie a tirar a bloque para lograr reducir a Terpstra, que seguía haciendo camino, con ventajas entre los 20 y 30 segundos. Atrás, sin mucho orden, se sucedían los ataques, siempre con Gilbert saliendo a rueda con una facilidad pasmosa (¿máximo favorito de cara al Tour de Flandes?). Así, ese van Avermaet arrasador el año pasado, dudaba: mandar tirar a sus compañeros de equipo, intentarlo en solitario...dudas, muchas dudas, que acaban siendo el peor enemigo en estas carreras. Y entre las dudas, Nikki Terpstra lograba llegar a la meta, acallando las muchas voces que clamaban por el supuesto error cometido por el equipo. Y es que no hay nada que una victoria no solucione, y más cuando Gilbert se imponía con facilidad en el grupo, logrando así completar el doblete de Quick Step. Próxima estación, Wevelgem..

Ciclismo, E3 Harelbeke, Clásicas


blog comments powered by Disqus