ACB, pasado presente y futuro

+Baloncesto

Desmontando a la ACB

26 dic. 2017

Jose L. Rodríguez-Mera R. @joselurr

La aparición del artículo "La lenta agonía de la liga ACB: ha perdido el 88% de su audiencia en veinte años" en El Confidencial ha provocado un tsunami de comentario en las redes sociales (dentro de la gran minoría que prestamos atención al baloncesto, ojo). El artículo, profuso en datos, acaba usando los números para apoyar una tesis, obviando muchísimos factores que matizan tanto los números como el planteamiento. Y es que, en definitiva, el artículo es tramposo y se puede desmontar prácticamente línea a línea..

Se inicia el artículo hablando de la final de Liga de 1997 entre el Real Madrid y Barça y sus 4,8 millones de audiencia. Un dato espectacular, pero que no lo es tanto si comparamos con otros números de aquellos años: la obra de teatro "Celeste no es un color" de 1993 llegaba a los 9,5 millones, Farmacia de Guardia se movía en los 11 millones, y la primera edición de Operación Triunfo llegaba a los 14 millones. Impresionante, ¿verdad? Bien, Operación Triunfo 2017 está considerado un éxito, una recuperación del impacto de aquellos primeros triunfitos...y está en los 2 millones de espectadores. Son 12 millones menos y se considera un éxito. Una serie como El ministerio del tiempo se mueve en los 2 millones, muy lejos de Farmacia de guardia o Médico de Familia. Aplicando la teoría del artículo del confidencial, todos ellos son un fracaso pues han perdido una audiencia tremenda. ¿Correcto? No. No porque no se puede comparar la forma de consumir televisión de 1997 con la del 2017. Y como no se puede comparar, no nos sirve como vara de medir. Empezamos mal...

Porque por esta regla de tres, vamos a echarnos unas risas: una noticia:"El GP de España de Jerez disputado hace un mes fue visto en televisión por 403.000 espectadores, frente a los casi tres millones del año pasado". Coño, menudo descenso. Va a ser que el motociclismo está en crisis en España. O mejor aún: "387.000 espectadores de media el fútbol de pago si no juegan Madrid o Barcelona. 683.000 el partido en abierto.". ¿Dónde están los 6 o 7 millones por partido de otros años? ¿Podemos afirmar que el fútbol cada vez interesa a menos gente? ¿Que el negocio del fútbol se hunde? Aplicando la lógica del artículo de El Confidencial, podríamos. Y nos quedaría un titular la mar de rimbombante. Pero bien sabemos que no es así..

Poco después, continua el artículo, la ACB se muda a Canal+. Trecet desvela que el clima estaba enrarecido entre ACB y TVE, porque la cadena primaba otros eventos deportivos, como los Juegos Olímpicos o la Eurocopa de fútbol. ¿Cómo? Insinúa Trecet (el Trecet 2017, tampoco comparable al Trecet de los 90) que TVE daba prioridad a unos Juegos o Eurocopa de fútbol sobre la ACB? Menuda locura, ¿no? Ays Trecet, que se te va....

Después, se nos ofrecen más datos "a lo bruto": Siete años después, el baloncesto regresó a Televisión Española con un promedio de 713.000 televidentes. Hoy, de nuevo cerrada para abonados, la ACB la siguen apenas 128.000 españoles, con partidos en los que alcanzan mínimos de 5.500 espectadores. ¿Cómo ha perdido la ACB casi toda su audiencia en veinte años?. Ok, los datos son correctos pero volvemos al mismo error: no podemos comparar datos con la revolución tecnológica que se produce en ese intervalo. Todas las audiencias, de cualquier deporte, de cualquier película, serie, etc. se ha hundido si las comparamos con hace 25 años. Punto..

Cuando la liga volvió al abierto, se había dejado a doce de cada cien espectadores por el camino. Claro, también se dejó a Pau Gasol por el camino, por ejemplo. La NBA dejaba de ser esa cita nocturna y semanal y Montes y Daimiel nos traían la liga norteamericana día a día. .

Hay un detalle que no solemos recordar, y es que durante esos años, los equipos empezaron a fichar extranjeros masivamente y se popularizaron los contratos de una semana, provocando un déficit de identidad, de referentes, en los clubes. Fue en esa época cuando empezaron a verse muchos pabellones a media entrada, afirma Fernández-Cantelli, jefe de marketing del Real Madrid entre el año 2000 y 2003 (podríamos hablar del márketing de la sección de basket del Madrid..). Podemos hablar de los datos de asistencia de los pabellones ACB, con algunos llenos continuos como Burgos (5 nacionales) y 10 equipos con más del 70% del aforo cubierto semana a semana. Y no es porque la presencia de extranjeros se haya reducido (solo un 30% de españoles). Vaya, que igual no era ese el problema, sino el terrible baloncesto que se jugaba en aquellos años, sumado a factores ya mencionados como la progresiva marcha de referentes a la NBA, el acceso a nuevas competiciones y formas de ocio, etc..

La ACB volvía a TVE y si bien es cierto del maltrato de esta última, sí apunta Ricardo Vaca en la diana: La fragmentación televisiva también ha sido clave. Cuando se dio el pico de audiencia de la ACB había catorce canales, que en la realidad eran cinco, y ahora hay en torno a 130. El público está mucho más repartido y esa audiencia, ahora, para la ACB, es desgraciadamente inviable. Coño, pues podíamos haber acabado el artículo aquí o, simplemente, cambiar el planteamiento, porque queda desarmado en esa frase. Pero no, seguimos..

Llegó un momento en el que la gente no sabía cuándo se emitía la ACB. ¿Cuándo es? ¿Sábado por la tarde? ¿Domingo por la mañana? Fíjate si es grave que aún hoy no se ha recuperado de esto. La gente que quiera ver baloncesto tiene que buscarlo, no tiene un momento de la semana señalado, como sucede con la Champions o la Euroliga. El grueso de la jornada se celebra, semana a semana, el domingo por la mañana. Creo que todos sabemos eso, así que tampoco van a ir por ahí los tiros, creo yo...

Lalo Alzueta comenta, con razón: Cuidar la imagen de la liga es una labor de muchos años y mucho dinero. Ahora mismo un Baskonia-Unicaja, que es un partidazo, no lo ve ni cristo. Ni cristo. Por eso en las televisiones te dicen: ‘A mí dame un Madrid o un Barcelona, no me líes. ¡Con la iglesia hemos topado! Ahora resulta (bueno, siempre lo hemos sabido), que sin los denostados Real y Barça, la ACB no la quiere nadie. Eso, junto a un dinero necesario para mejorar el producto, un dinero que solo puso una televisión (Canal+) y ninguna más, quizás porque no veían rentabilidad al producto...y más si no era con el Madrid o Barça en pantalla, algo que levantaba ampollas entre los "pata negra", que solicitaban televisar un, con perdón, Fuenlabrada-Caja San Fernando. Claro, claro....

Y viene una de las perlas: Madrid y Barcelona lo que no quieren es perder dinero, dice "un entrenador ACB". Me lo imagino haciendo las declaraciones en un garaje, con gabardina, pidiendo que no se desvele su identidad (no le vayan a llamar algún día esos clubes y la liemos). No quieren perder dinero...¡serán cabrones!! Como les da más dinero jugar contra CSKA no quieren jugar contra Manresa, serán mala gente...¡¡que los echen de la ACB!! Ah no, que habíamos dicho que si los echaban había que cerrar el chiringuito...

Comenta luego Trecet: De lunes a viernes, cuando el espectador puede dedicar algo de atención al baloncesto, están la Euroliga y la Eurocup, que son partidos al primer nivel europeo. Luego llega el sábado, pones un Obradoiro-Manresa y la gente mira extrañadísima, te dice que lo veas tú. La pólvora tu, acabamos de descubrir la pólvora..

Y llegamos a otro punto fuerte: La liga, durante muchos años, ha sido dos clubes de fútbol y 16 voluntades políticas, estaba terriblemente hormonada. Detrás de los clubes había instituciones públicas soltando dinero sin control.Si rascamos en los números de Baskonia, Unicaja, etc...vamos, que apenas dos o tres clubes (o ninguno...) son viables económicamente. Y así, queremos que la liga vuelva a ser fuerte, como en los 80 (qué frase esta...). ¿Y no sería mejor abrir los ojos y ver la realidad?.

Y Fernández-Cantelli nos deja otra perla, al hilo de que el basket sí que sigue despertando interés como muestran los números de la Selección: "Es que los hermanos Gasol, Ricky Rubio, Calderón... las estrellas del equipo nacional, no juegan aquí. Deberían estar, siendo referentes de sus clubes, pero lo que aquí ofrecemos al aficionado es una rotación de jugadores bestial y cambios de nombre por el patrocinador constantes". ¡PUMBA! Solucionado. Mañana llamamos a los Gasol, a Ricky y les decimos: ¡oigan, vuélvanse y salven el deporte en su país! Que ya les vale, irse a jugar a la NBA en vez de quedarse en sus clubes de siempre. Si es que así no se puede...sin palabras oye, me quedo sin palabras. Y remata con una solución al problema. Solución por decir algo: " Quizá una solución sería limitar el número de fichajes por temporada, para que el aficionado pudiera reconocer a sus jugadores y volver a identificarse con su equipo, pero eso es algo que obviamente no va a suceder". Lo peta, con esta idea lo peta...

Sale a relucir el nombre de Juan Roig como "salvador": De hecho Roig es el principal promotor de la vuelta de la liga a Televisión Española, incluso compensó a los clubes de su propio bolsillo, porque sabe que lo más importante es que la emisión llegue al máximo de gente posible. Para que te hagas una idea, en los cuatro años que el Valencia jugó la Eurocup, prefirió regalárnosla (a TVE), pagando incluso él la producción, a vender los derechos y que se viese menos. Y tenía razón: hacía más audiencia un partido del Valencia en la Eurocup en abierto que uno contra el Madrid en Movistar. Uf, por partes: regalar los derechos (¿no habíamos quedado en que hace falta dinero para mantener presupuestos, etc?) incluso pagar la producción (sí claro, la del Valencia, dile al señor Roig que pague la producción de no un partido, sino 7 u 8 a la semana...o ¿el futuro es la vuelta a un partido a la semana y un resumen de 2 minutos de los demás? Porque en TVE no hay multipantalla ni esas cosas como en Movistar Deporte.). Y claro, es más visto un programa en abierto que uno cerrado. Correcto...pero como que hablar de audiencias en una plataforma de pago no es lo más importante. Bueno, hablar de audiencias, en el año 2017, es como hablar de coches de caballos en una revista de motor. Un anacronismo..

Entonces, ¿qué pasa con la ACB?

Pues es muy simple y de imposible solución. Por lo menos mientras se piense en recuperar lo que se fue y no se analice la nueva situación..

1)  El mundo ha cambiado, el acceso a a información, la forma de consumo, etc. No son épocas que se puedan comparar. Cualquier análisis que parta de comparar esos periodos yerra desde el planteamiento. OLVÍDENSE..

2) A la ACB le pasa exactamente lo mismo que a todas las ligas nacionales de baloncesto en Europa. ¿Habéis visto los pabellones en Rusia? ¿El estado de la Lega? ¿El nivel que muestra la liga griega? ¿Habéis visto los vacíos pabellones de Zadar o Zagreb, grandes "cunas" del baloncesto europeo? El hundimiento de las ligas nacionales es un fenómeno global, con sus particularidades en cada país, pero con muchos puntos en común..

3) Un clic. No echemos la culpa a la tele de pago, porque no es suya. Hace 30 años no había alternativas. Te sentabas a las 12,15 el domingo y veías lo que te ponían. Con suerte, el miércoles o jueves tenias un partido europeo. Ya está. Tus cuatro horas de baloncesto a la semana. Y si querías más, pues te ibas a la calle a jugar, porque no había otra opción. Mientras escribo esto, tengo a un clic todos los partidos de la Eurocup. Y el jueves y viernes, los 8 de la Euroliga. Y todas las noches, lo que quiera ver de la NBA. Clic, clic, clic. Centenares de horas a la semana. Y mi tiempo de ocio es prácticamente el mismo, pues uno sigue yendo al cine, quedando con amigos, trabajando, etc. Ahora puedo elegir. Y uno cuando elige, tiende a buscar lo que más le interesa. Y es normal que interese "lo mejor", allá donde hay más espectáculo, más diversión. Por eso crece la NBA, por eso está creciendo la Euroliga. Yo quiero ver a Durant, Lebron, Sergio Rodríguez, Spanoulis y prefiero una y mil veces el Warriors-Cavs de ayer que cualquier partido de la ACB de esta semana. O el Fenerbahce-Real Madrid de Euroliga, o el Zalgiris-Olympiacos. .

4) La realidad es así. Soy del Real Madrid, pero no veo partidos de la ACB, ni aunque juegue el Madrid. Voy a ver al Oviedo Baloncesto cuando juega en casa, pero jamás me veréis viendo un partido de LEB Oro en la televisión. ¿Por qué? Porque mi tiempo de ocio lo tengo que gestionar, y si puedo ver 3 partidos en tv de baloncesto, elijo Euroliga. Y como me gusta el baloncesto en directo, voy al pabellón a verlo (lleno cada 15 días en una liga "muerta" como es la LEB), pero no voy a ver partidos de esa competición en la tv. Creo que queda clara la idea, ¿verdad?.

5) No puedes luchar contra la NBA, incluso con la Euroliga, no puedes luchar contra las nuevas formas de ocio y consumo. Y no puedes volver a hace 30 años, porque el mundo ha cambiado. Así de fácil..

¿Hay soluciones en la ACB?

Pues sinceramente, no lo creo. No en una ACB tal y como la hemos conocido. Igual que no lo hay para la Lega o la Liga Adriática. Decía Salaner que en USA, la meca del basket, había UNA liga profesional. Allí, donde hay decenas de miles de jugadores con talento y millones a espuertas, hay 30 equipos de primer nivel. Punto. Y en Europa queremos 15 ligas profesionales, todas ellas rentables y sostenibles. Una broma. El basket europeo debe sentarse y darse cuenta que hay dos velocidades: una, la de los grandes equipos, aquellos que pueden mantener a las pocas estrellas que no emigran a América. E incluso estos equipos dependen de mecenas y apoyos "extra" para cuadrar números. Y otra, unas ligas nacionales que miren más "a lo local": el ejemplo de Burgos debe servir. Ciudades pequeñas, jugadores "de casa", presupuestos ajustados..vaya, una liga LEB pero bien gestionada (¿acaso hay algo mejor que la igualdad de la LEB?)..

Pero por favor, no más trampas, no más sacar números para usar a mi antojo. Porque no es ese el problema..


blog comments powered by Disqus